EXPEDICION ATIKAMEKW: HIGIENE BAJO CERO

En un par de días empieza la gran aventura y no quería marcharme sin dejaros último artículo de despedida relacionado con la Expedición Atikamekw. Se trata de otro de esos temas que despierta gran curiosidad entre el público: la higiene bajo cero. ¿Cómo se lava uno?, ¿cómo se hace para ir al baño?, ¿qué productos se utilizan para protegerse del frío?

 Ante este tipo de viaje se impone el minimalismo. Para el aseo diario bastará con una manopla, una toalla pequeña y una mini palangana para hacerse a diario el típico lavado gatuno. Mejor por la noche para tenerlo todo seco a la mañana siguiente antes de empaquetar de nuevo. Por la mañana nada mejor que una buena bola de nieve para repasar las partes críticas. Estas bolas de nieve pueden incluso servir como papel higiénico 🙂GetAttachment (1)

El lavado de pelo lo reservaremos para días de descanso de modo que dé tiempo a que se seque completamente al calor de la estufa.

La lista de productos de aseo se ve también bastante reducida. Visto que todo lo líquido se congela, daré prioridad a los productos sólidos que en realidad se reducen a cuatro:

  •  pastilla de jabón de Alepo, que es bastante dura y no se ablanda al mojarse
  • champú sólido, también en pastilla
  • aceite de coco
  • manteca de karité

El aceite de coco no es sólo un ingrediente culinario de elevado valor nutritivo. Es un imprescindible de la belleza e higiene natural y un increíble “todo en uno”. Yo lo uso para todo:

  •  como crema facial,
  • como hidratante corporal,
  • como pasta de dientes, con un poquito de aceite esencial
  • como pintalabios,
  • como serum para el pelo
  • como aftersun
  • y hasta como perfume si te gusta su aroma!

GetAttachment (2)Su enorme interés radica en el alto contenido de ácido laúrico, sustancia que sólo contiene la leche materna y que le confiere una considerable afinidad con la piel y las proteínas del cabello.  Suavizante, antibacteriano y protector es ideal para los preparados cosméticos tanto para el cabello como para la piel. Solidifica por debajo de los 25° por lo que es el aliado ideal para este tipo de viaje.

Para esta ocasión he preparado una mezcla de aceite de coco con manteca de karité para darle más untuosidad y aceites esenciales de geranio y palo de rosa para potenciar el efecto protector.

La manteca de karité por su parte, nutre la piel intensamente. Deja una fina película protectora evitando la deshidratación. Además repara y calma gracias a su alto contenido en fitoesteroles.

Como recipiente utilizaré una barrita de desodorante para tenerlo siempre a mano y usarlo en cualquier parte cuando sea necesario.

El tema de ir al “baño” es una barrera que mucha gente que mucha gente tiene que franquear la primera vez que se embarca en un viaje de aventura. Y si además le añadimos el elemento “frío” puede convertirse en todo un desafío…

Nunca olvidaré mi primera aventura invernal hace ya más de diez años. Viniendo de un país mediterráneo, bregar con un paisaje nevado no estaba para mi a la orden del día. Un día de nieve al año en el centro de la ciudad era a lo máximo que uno podía aspirar.

Nuestro viaje tenía lugar en la provincia de Quebec, Canadá. Una bonita travesía en trineos con perros durante una semana. Pronto comprendí, no ya la utilidad de las raquetas de nieve si no su carácter absolutamente imprescindible para desplazarse con por los vastos territorios del Canadá invernal. Tenía que ir al “baño” así que salí de la cabaña para dirigirme al arbolito más cercano, sin raquetas, cuando de pronto: ¡directa al hoyo! En un abrir y cerrar de ojos ¡me llegaba la nieve al cuello!

Lecciòn aprendida: hay que ir al baño en raquetas. Es la única manera de desplazarse en la nieve. Llevaremos siempre papel higiénico a mano y cerillas para quemarlo. Además la nieve nos permite controlar el color de la orina, que podría darnos indicios de deshidratación y así tomar medidas a tiempo..

Y ahora sí que el gran momento se acerca. Espero que os haya gustado esta mini serie de artículos que dan a conocer un poquito la cultura del pueblo Atikamekw y algunas estrategias para combatir el frío.

Nos reencontramos a la vuelta. Estoy deseando compartir contigo las experiencias y los aprendizajes vividos.

 Un abrazo muy fuerte y ¡hasta dentro de nada!

Kiki

Quizás también te interese:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *