¿Qué pasa con la leche?

Hace ya muchos años, tuve un compañero de trabajo al que le gustaba la polémica. Un día sacó a debate el tema de la leche . Afirmaba que los humanos somos los únicos mamíferos que toman leche de otro animal y que nuestro organismo  no está hecho para asimilarla. Le tomé por loco. Yo, recién salididita de mi querida «Iberia Sumergida » me las sabía todas y salté indignada ante tamaña ofensa con mi carga de argumentos sin fundamento.

Al cabo del tiempo, al nacer mi primer hijo, volví a nacer yo también. La llegada de estas personitas despierta tus instintos de protección de manera apabullante y dejas de creerte todo lo que te cuentan. Al menos a mi me pasó . Al querer lo mejor de lo mejor para ellos empiezas a informarte en todo tipo de fuentes y descubres que no todo el monte es orégano.

Si la semana pasada os invitaba a haceros preguntas, os revelo que ésta fue una de las primeras que yo me hice. Desde entonces, largos ríos de tinta han corrido sobre este controvertido tema. Como sigo observando que muchísima gente todavía cree ciegamente en los beneficios de este alimento, he escrito este post por si a alguien puede ayudarle.

P1060261

Cuando empecé mi  investigación particular, lo primero que me llamó la atención fue que en los países asiáticos, en los que el consumo de leche de vaca era practicamente inexistente, los casos de osteoporosis eran escasos . ¿¿¿Cómo ??? ¿Pero no era la leche mejor fuente de calcio ? ¿Pero no había que tomar calcio para prevenir  la descalcificación de los huesos ? Los anuncios de la tele, que durante años nos desinformaron  y engañaron, retumbaban irremediablemente en mi cabeza.

En esta época me dió también por descifrar las etiquetas de los productos alimentarios. Los pelos se me pusieron de punta cuando vi los ingredientes de las fórmulas de leche para bebés. Había gato encerrado.

Desde mi punto de vista, se plantean dos cuestiones :

  1. Etica : el maltrato al que se ven sometidas las vacas, víctimas de la explotación industrial, sin apenas ver la luz del sol ni disponer de espacio para moverse, tratadas con antibióticos, vacunas y hormonas (que por su puesto pasan a la leche), enchufadas a ordeñadoras y cebadas con harinas y piensos de más que dudosa composición y procedencia .
  2. Salud : está ya más que demostrado y requetehablado que la leche de vaca o de otro animal no es apta para el consumo humano. Pero ¿cómo es posible ? ¡Si llevan años convenciéndonos de lo contrario ! ¡Cada especie su leche !

Haciendo un resumen muy resumido, digamos, que desde el punto de vista de la evolución, el sistema digestivo humano no está hecho para digerir leche de vaca. Algo extraño si pensamos que la leche es un producto que se consume desde que empezaron la agricultura y la ganadería, hará unos diez mil años. Hasta ese momento, el Homo Sapiens y sus antedecesores han sobrevivido cientos de miles de años sin la necesidad de ingerir el blanco líquido ni sus derivados…

Ante el constante incremento de su consumo, la Naturaleza hizo un intento por digerirlo y hará unos 5.000 años, se produjo una mutación en nuestro DNA que hizo posible que ciertas  personas puedieran asimilar mejor el azúcar de la leche o lactosa. La mayoría de los europeos, y muchos americanos, disponen de esta mutación y la leche no les sienta mal pero el 10% de los europeos mismo no la tienen y no la toleran. En Africa el porcentaje de intolerancia llega hasta el 75% y en Asia al 100%.

La leche está compuesta por agua, proteínas (caseínas), lípidos (grasa), hidratos de carbono o azúcares (lactosa), vitaminas y minerales. Ante esto uno diría, hmm, un alimento muy completo. Muy completo sí, para los terneros de las vacas pero no para los humanos . ¿Por qué ?

Para poder digerir la leche, es necesaria la acción de las enzimas : la reninna para metabolizar la caseína y la lactasa para la asimilación de la lactosa. Pero resulta que ambas encimas se destruyen gracias a los procesos de pasteurización, homogeneización y esterilizaciòn de la leche, al ser sometida a elevadas  temperaturas. La estructura de las proteínas de la leche cambia por completo convirtiéndola en un producto nocivo para la salud.

Además,  el cuerpo humano deja de fabricar reninna a partir de los 3 años para desaparecer por completo a los 6 aproximadamente, y lo mismo con la lactasa en la mayoría de los casos.  Estas enzimas están presentes en los bebés humanos para la digestión de la leche materna . Si después desaparecen, ¿no será  por algo ?  La Naturaleza es sabia y perfecta. Confiemos un poco más en ella.

Pero aún para los que no tienen problema en digerirla se impone la precaución ya que son muy numerosos los estudios  no financiados por la propia industria lactea que han demostrado la relación entre su consumo y la proliferación de enfermedades como el Parkinson (1), el cancer (2) , la misma osteoporosis (3), alergias, o enfermendades inflamatorias entre otras.

Y entonces, ¿de dónde saco el famoso calcio ? Las fuentes son muy diversas :

  • La primera no es tomar calcio sin ton ni son y mucho menos si éste es en forma de suplementos dietéticos si no suprimir o reducir al máximo y con urgencia los ladrones de calcio . ¿Qué son los ladrones de calcio ? Pues justamente eso, aquellos que nos lo quitan de los  huesos y dientes, aquellos que acidifican la sangre y obligan al organismo a utilizar sus reservas alcalinas para mantener el pH de la sangre. Por eso tomar leche ¡NO previene la osteoporosis ! Y a los ladrones de calcio los conocemos ya más que de sobra: los lacteos, el azúcar blanco, los refinados, el trigo y la carne.
  •  Hacer ejercicio ya que ayuda al mantenimiento de la masa ósea.
  • Tomar el sol para producir suficiente vitamina D que fija el calcio en los huesos.
  • Llevar una dieta equilibrada en la que no falten los alimentos alcalinos ricos en calcio : vegetales de hoja verde (espinacas), crucíferas (col rizada, brécol), frutos secos (almendras) y semillas (sésamo).

El objetivo de este post no es hacer una disertación exhaustiva y científica sobre el tema (en internet, en librerias y revistas especializadas, encontrareis material más que suficiente para que cada uno  se forme su opinión) si no haceros reflexionar y que por lo menos seais conscientes de que hay vida más allá de la leche animal.

¡Hasta la próxima!

 

(1)    Park, M., Ross, G. W., Petrovitch, H. Consumption of milk and calcium in midlife and the future risk of Parkinson disease. Neurology, 2005, 64: 1047-1051.

(2)    Fairfield, K. Annual  Meeting of the Society for General Internal Medicine: Diary products linked to ovarian cancer risk. Familiy Practice News, 2000.

(3)    Chan, J.M., Stampfer, M.J., Ma, J. Dairy products, calcium, and prostate cancer risk in the Physicians’ Health Study. Am. J. Clin. Nutr., 2001, 74: 549-554.

(4)    Feskanisch, D., Willett, W.C., Stampfer, M.J. and Colditz, G.A. Milk, dietary calcium, and bone fractures in women: a 12 year prospective study. Am. J. Public Health, 1997, 87: 992-997.

Algunas fuentes

 Verburgh, K., De Voedselzandloper. Uitgeverij Bert De Bakker.
Le Berre, N., Le Lait, une sacrée vacherie. Editions Charles Corlet.
Laroche-de Rosa, A., Lait de vache : blancheur trompeuse. Jouvence Editions.
Moreno, A., Crudo en la Nevera. Editorial Mundo Vegetariano SL.

 

4 thoughts on “¿Qué pasa con la leche?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *