REFRESCOS CASEROS

P1070271

 Todavía me alcanza la memoria para recordar veranos en los que la sed se combatía con agua, limonada casera, zumos naturales, granizados de limón y deliciosas horchatas.

Pero también recuerdo con nitidez como los refrescos industriales les iban ganando la partida hasta acabar dominando por completo el contenido de nuestras neveras. Era guay, era cool, estaba de moda y la tele chillaba con espectaculares anuncios lo que había que beber para ser el más sexy y el más moderno del momento.

La toma de conciencia de los estragos que ha supuesto el consumo masivo de azúcar, escondido en los inocentes vasos de refrescos, todavía quedaba lejos. Todavía podía la industria engañarnos a su antojo. Todavía desconocíamos que cada lata del inocente refresco esconde nada menos que diez terrones de azúcar además de aromas y aditivos.

Niños de dos años con coca cola en los biberones, familias que desconocen la existencia del agua cuando se sientan a la mesa, distribuidores de “bebida” en colegios y oficinas, aguas contaminadas, población enferma y obesa. Gracias, pero ¡hasta aquí hemos llegado!

Hace poco una amiga con una niñita de dos años me preguntaba qué le podía dar de beber a su hija que no fuera agua. “Es que el agua no tiene sabor”, me decía con cara de pena. ¿¿¿??? Pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Sin comentarios.

Venga, coge las riendas. Vamos a preparar deliciosos refrescos para este verano. Con plantas, con flores, con frutas y con mucha agüita  fresca.

Lo más sencillo es preparar un jarabe a base de las plantas que más te gusten. Mis preferidos son el de flores de saúco, el de raiz de jengibre, o el de hojas de menta y de melisa pero también puedes utilizar flores de lavanda, flores de manzanilla, pétalos de rosa, o lo que prefieras.

JARABE

  • 100 gr de azúcar, de preferencia rapadura (azúcar “integral”, no refinado, no cristalizado y no calentado) o azúcar de flor de coco

  • 100 gr de infusión bien cargada de la/s planta/s escogida/s

  • el zumo de un limón

Poner la infusión a calentar en un cazo y añadir removiendo el azúcar poco a poco hasta que esté disuelto por completo. Dejar hervir un ratito, añadir el zumo de limón y verter hirviendo en un frasco limpio. Cerrar y etiquetar. Se conserva varios meses sin abrir, una vez abierto, una semana en la nevera.

REFRESCOS

Con jarabe de plantas

En un vaso ponemos un dedo del jarabe que hayamos preparado y lo completamos con agua con gas (o sin gas, al gusto)  bien fría.

Con stevia

En el caso de que no quieras utilizar azúcar, mi alternativa preferida es utilizar stevia. Haces una infusión cargada con tus plantas preferidas y una cucharadita de hojas de stevia. Cuando esté lista le añades el zumo de limón y el agua con gas.

Con zumo

Haz un vaso de zumo con tu fruta preferida y complétalo en una botella de litro con tres vasos de agua con gas muy fría.

También puedes hacer agua con gas añadiendo una pizca de bicarbotano alimentario al agua normal o al zumo.

Como os podéis figurar, las posibilidades son infinitas. Sé creativo, prueba, combina, diviértete y sobre todo: ¡sé libre!

Un abrazo,

Kiki

4 thoughts on “REFRESCOS CASEROS

  1. Edith

    Het mooie weer laat ons toe om vooral te experimenteren met frisse drankjes. Mooie site (vertaling is niet altijd evident, maar het lukt wel). Groetjes.

    Reply
    1. admin Post author

      Hola Edith,
      bedankt voor jouw comment, ik ben zeker dat je ook vol inspiratie zit om met kruidjes te experimenteren tijdens deze fantastische zomer dagen!
      Tot binnenkort
      Kiki

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *