Tag Archives: herboristeria

USOS ALTERNATIVOS DE LA INFUSION

En el último post te hablaba del arte de la infusión. Quizás desde entonces te hayas ya convertido en todo un experto. O tal vez no, pero no por ello dejaste de calentar tus días invernales con una taza caliente entre las manos.

En cualquier caso, de lo que hoy quiero hablarte es de los usos menos conocidos de esta técnica milenaria. He de admitir que a mí no dejan de sorprenderme. Más que nada por su sencillez y por lo fáciles que son de incorporar a la vida diaria.

En una infusión, el agua actúa como solvente para extraer determinados principios activos de una o varias plantas (glucósidos, taninos, saponinas y mucílagos, estos últimos en agua fría).

Una vez que hemos extraído dichas sustancias podemos utilizar la infusión como base para los siguientes productos:

  • Lociones
  • Tónico
  • Cremas
  • Jarabes
  • Champús
  • Mascarillas
  • Fitosanitarios ecológicos

Hoy te dejo dos sencillas recetas que puedes poner en práctica ya mismo.

Aunque tímidamente, la primavera ha llegado y que mejor manera de celebrarlo que cosechando tus primeras plantas de la temporada y regalarte uno de estos preparados.

MASCARILLA EMBELLECEDORA CON ARCILLA

IngredientesIMG_0348.arcilla

  •  Una cucharada de café de madera bien colmada de arcilla (caolín para pieles sensibles, verde para pieles normales o mixtas) que pondremos en un recipiente de loza, cristal o madera pero nunca de metal.
  • Medio vasito de infusión templada de flores de manzanilla.

Procedimiento

  1.  Verter despacio la infusión sobre la arcilla hasta que la cubra, sin remover ni tocar.
  2. Dejamos reposar una hora como mínimo, y si es posible al sol. Si tienes poca paciencia y esto te resulta engorroso, lo mejor es que la prepares por la tarde para que repose por la noche o que la prepares por la mañana y utilices por la tarde. Se habrá formado una pasta lisa y sin grumos.
  3. Aplicamos la mezcla sobre una piel limpia y húmeda (podemos limpiarla previamente con una parte de la infusión de manzanilla y un algodón y humedecerla con la misma infusión) con ayuda de una brocha o pincel grueso.
  4. Dejamos actuar entre 10 y 20’. Si notas que se pone tirante, vuelve a humedecer para que la arcilla no se seque del todo.
  5. Retírala con agua templada.

Te va a sorprender lo limpia y suave que queda tu piel. De hecho, utilizo esta mezcla en vez de gel de ducha, variando el tipo de flor en la infusión y perfumándola con aceites esenciales.

Una de las propiedades de la arcilla es la de absorber las impurezas, pero también es bactericida, antiséptica, cicatrizante, hidratante y una larga lista de beneficios para nuestra salud. Puedes aromatizar la mezcla añadiendo una gotita de aceite esencial de geranio o de lavanda.

Es perfecta para hacer una vez a la semana o, como mínimo, una vez al mes.

Ahora que el sol empieza a brillar con más fuerza, es conveniente tener la piel bien limpia de células muertas e impurezas para poder beneficiarnos mejor de los primeros rayos.

Y vamos ya con la crema, que podrás aplicarte después de la mascarilla.

 CREMA FACIL QUE SIEMPRE SALE

Ingredientes (Para un bote de 30 ml)

  •  20 ml infusión de flores de lavanda (o cualquier otra planta/flor que te guste)
  • 10 ml de aceite de almendra dulce
  • 3 gr de Olivem*

IMG_0349.cremaProcedimiento

  1. En un frasco de cristal, derretir el Olivem en el aceite de almendras al baño maría
  2. En un frasco de cristal ponemos la infusión, que debe estar caliente, a la misma temperatura que el aceite
  3. Una vez que se haya derretido el Olivem, sacamos ambos recipientes de cristal del fuego y los ponemos en un plato con agua fría por unos instantes.
  4. Cogemos el bote con la infusión y empezamos a verterla sobre el recipiente con el aceite y el Olivem muy despacio y sin dejar de remover de forma enérgica.
  5. Una vez vertida toda la infusión, seguimos removiendo con brío hasta que la mezcla emulsione por completo.
  6. Opcional: puedes aromatizar la mezcla añadiendo tres gotas de aceite esencial de geranio o de lavanda cuando la mezcla esté templada.

Y ya tenemos la crema. ¡Más fácil imposible!

(*) Por si no lo conoces, el Olivem es, para mi, el mejor emulgente que he probado hasta ahora. Es un derivado del aceite de oliva perfectamente afín con la piel. Aporta hidratación penetrando rápidamente sin dejar una sensación grasa.

Ahora te toca. Manos a la obra.

¿Conoces otros usos de la infusión que te gustaría compartir?

Que tengas una primavera radiante, llena de creatividad y de descubrimientos.

Un abrazo,

firma Kiki

 

 

ENTRADAS RELACIONADAS

 

RECETA DE BALSAMO PROTECTOR PARA EL FRIO

balsamoblog2Hoy es uno de esos preciosos días de invierno, de cielo azul e intenso frío, que abre los sentidos e invitan al paseo. Y precisamente el paseo me ha inspirado a compartir contigo esta receta de bálsamo protector que te ayudará a afrontar los largos meses de invierno. El frío ha llegado a estas latitudes y se quedará por unos meses. Es por  lo tanto el momento de abrir el laboratorio y ponernos manos a la obra para proteger cuanto antes nuestra piel de las inclemencias del tiempo.

Un bálsamo es una receta de la herboristería tradicional que se caracteriza por la ausencia de agua en su formulación.

Hoy te propongo una sencillísima receta de bálsamo protector para el frío que no te llevará más de 20 minutos prepararla.

Postbalsamo

MATERIAL

  • 1 tarro de cristal esterilizado (hervido 10 minutos)
  • 1 peso
  • 1 utensilio de madera o cristal para remover (yo uso los palillos de cóctel)
  • 1 recipiente de cristal esterilizado para su conservación
  • 1 etiqueta

INGREDIENTES

  • 30 gr de aceite vegetal de primera presión en frío (recomiendo almendra para pieles secas y sensibles y jojoba para pieles grasas)
  • 3 gr de cera de abeja
  • 6 gotas de aceite esencial, a elegir entre rosa de Damas, palo de rosa y geranio. También se pueden echar 2 de cada.

PROCEDIMENTO

  1. En el tarro de cristal ponemos el aceite y la cera de abeja al baño maría hasta que la cera se haya derretido.
  2. Verter la mezcla en el tarrito donde se vaya a almacenar.
  3. Añadir el aceite esencial cuando la cera esté tibia.
  4. Remover bien hasta que el aceite esencial se haya dispersado bien por toda la preparación y no queden grumos.
  5. Etiquetar con el nombre del producto y la fecha de fabricación.

Este bálsamo se puede utilizar para todas las zonas expuestas al frío: rostro, manos y labios e incluso cuerpo si notas algunas zonas resecas.

Al no contener agua puede durar hasta un año o más si se ha utilizado aceite de jojoba.

Las cantidades que te doy son para un tarrito de 30 ml pero puedes hacer más cantidad, según lo que dure el invierno en tu zona y la cantidad que utilices. La verdad es que cunde bastante.

SOBRE LOS INGREDIENTES

Aceite de almendra dulce: es un aceite de exquisita suavidad, nutritivo para cualquier tipo de piel, en especial las más sensibles. No debe calentarse por encima de los 70°.

Aceite de jojoba: desde el punto de vista de su estructura química es una cera y no un aceite y muy resistente al calor. Por tener una estructura muy similar a la de  nuestra grasa cutánea, penetra muy fácilmente en la piel  dejándola lisa, renovada y suave sin dejar  sensación grasa.  Tiene una acción calmante y cicatrizante. Nutre y reequilibra la piel  (regula la secreción de sebo, por lo que es muy indicada en los preparados anti acné). Perfecta para todo tipo de pieles, desde bebés y niños hasta adultos y ancianos. Como no se oxida, su conservación es casi ilimitada.

Cera de abeja: recomiendo la cera amarilla o flava ya que la blanca está mucho más procesada y puede producir reacciones alérgicas. Su función es la de estabilizar y espesar el preparado.

Aceites esenciales:

Palo de rosa: es un excelente regenerador cutáneo y de gran poder reafirmante. Es uno de los aceites esenciales más beneficiosos y suaves para la piel.

Rosa: tiene un fabuloso efecto tonificante en la piel, previene la aparición de arrugas y favorece la cicatrización.

Geranio: efecto tonificante y astringente en la piel por lo que conviene a pieles grasas y problemáticas (zona, acné, psoriasis…).

Como ves es una receta bien sencilla, barata y eficaz. Que el frío no te pille desprevenido 🙂

Y tu, ¿qué secretos tienes para protegerte del frío?

Un abrazo,

Kiki