Tag Archives: stevia

UN CONCEPTO ABSURDO: EL ARMARIO DE LAS CHUCHES

Este es uno de los conceptos más absurdos que se ha consolidado en la jerga de muchas familias en los últimos años : ¡el armario de las chuches ! En muchas casas tiene su lugar de honor reservado, en la cocina o en el salón. En él se acumulan todo tipo de formas azucaradas de vistosos y llamativos colores. Para los que se portan bien. ¿Recompensar con droga / venero ? Interesante.

elarmariodelachuches3¿Acaso no sabemos ya que el azúcar blanco es una droga legal ? Cada uno es muy libre de consumir lo que le venga en gana si por lo menos es consciente de lo que hace. Pero un niño no es consciente y confía en los adultos que le rodean.  Y los adultos, muchas veces de forma inconsciente, les atiborramos con enormes dosis de azúcar sumamente nocivas para su desarrollo :  

  • cereales
  • zumos
  • cremas de cacao industriales para desayunar
  • pan blanco o de plástico para el recreo (“es que es más blandito”)
  • galletas y bollería industrial para la merienda
  • y cualquier cosita rápida para la cena  (¿pasta ? ¿arroz ?)

¡Todo azúcar ! Y para rematar una « chuche », para los que se han portado bien. Creedme, les estamos haciendo un flaco favor.

Ya conocemos de sobra la relación entre el azúcar y la alimentación desequilibrada con la hiperactividad infantil, la falta de concentración, la diabetes y la obesidad (de la que cada vez más niños son víctimas). Por no hablar de los desequilibrios emocionales que producen, ni de la hipoglucemia juvenil, a menudo, preámbulo de la delincuencia, la droga, el alcohol y hasta la depresión en adultos.

Ya expliqué en otro post por qué el azúcar es una droga. Es sencillo: porque crea adicción. Si no me crees solo tienes que hacer la prueba. Intenta, durante una semana, no tomar ni un sólo gramo de azúcar, y cuando digo azúcar, me refiero a cualquier hidrato de carbono (pastas, pan, arroz y derivados), azúcar de cualquier tipo y tampoco fruta, ya que contiene fructosa o azúcar de fruta. Querrás matar. Tendrás el mono.

Ya se que muchos me tacharán de loca exagerada pero no me hará efecto. Estoy vacunada.

 Claro que es necesario un mínimo de glucosa como combustible y lo obtendremos sin problema de una alimentación adecuada (frutas, verduras y legumbres).

Claro que a los niños les gusta el azúcar, o más bien, el sabor dulce, como a cualquiera.Y no pasa nada porque tomen caramelos o dulces en ocasiones especiales. Tampoco hay que traumatizarles prohibiendoles comer cosas que luego les fascinarán más y más por el simple hecho de haber estado prohibidas . Los niños no son tontos y se les puede explicar perfectamente el porqué de las cosas. Ya se irán dando cuenta e irán aprendiendo a alimentarse.  Además, cuanto más tarde descubran su existencia, mejor. Una vez que empiezan el cole es más difícil apartarles por completo, pero antes, ¿para qué darles un dulce cuando no saben ni lo que es y ni siquiera te lo están pidiendo?. Tomarán lo que tu le des, eres tu la que hace la elección.

Vacía el dichoso armario de las chuches y utilízalo para cualquier otro fin. ¡Nunca viene mal un poco de espacio adicional en la cocina ! Y en cuanto a tus hijos, ¿por qué no pruebas con otro tipo de recompensas ? Echar juntos una partidita de cualquier juego, hacer juntos un manual, leer un cuento, etc. Cualquier actividad que implique estar juntos y compartir tiempo es para los niños la mejor de las recompensas. Pruébalo y observa sus caritas de felicidad.

 Y cuando llegue la hora del dulce, ofrécele alternativas sanas:P1050945

  • fruta seca (datiles, orejones, pasas, manzana, mango)
  • trocitos de fruta (fresas, plátano, frambuesas, arándanos)
  • palitos de zanahoria
  • zumos de fruta natural
  • batidos verdes
  • refrescos caseros
  • postres caseros para ocasiones especiales con azúcares sanos (stevia, azúcar “integral”, no refinado, no cristalizado y no calentado, azúcar de flor de coco y fruta seca)

¿Qué me dices? ¿Crees que es posible una dulce infancia sin azúcar? Si tienes otros trucos o ideas me encantará conocerlos.

Un abrazo,

Kiki

Quizás también te interese:

 

REFRESCOS CASEROS

P1070271

 Todavía me alcanza la memoria para recordar veranos en los que la sed se combatía con agua, limonada casera, zumos naturales, granizados de limón y deliciosas horchatas.

Pero también recuerdo con nitidez como los refrescos industriales les iban ganando la partida hasta acabar dominando por completo el contenido de nuestras neveras. Era guay, era cool, estaba de moda y la tele chillaba con espectaculares anuncios lo que había que beber para ser el más sexy y el más moderno del momento.

La toma de conciencia de los estragos que ha supuesto el consumo masivo de azúcar, escondido en los inocentes vasos de refrescos, todavía quedaba lejos. Todavía podía la industria engañarnos a su antojo. Todavía desconocíamos que cada lata del inocente refresco esconde nada menos que diez terrones de azúcar además de aromas y aditivos.

Niños de dos años con coca cola en los biberones, familias que desconocen la existencia del agua cuando se sientan a la mesa, distribuidores de “bebida” en colegios y oficinas, aguas contaminadas, población enferma y obesa. Gracias, pero ¡hasta aquí hemos llegado!

Hace poco una amiga con una niñita de dos años me preguntaba qué le podía dar de beber a su hija que no fuera agua. “Es que el agua no tiene sabor”, me decía con cara de pena. ¿¿¿??? Pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Sin comentarios.

Venga, coge las riendas. Vamos a preparar deliciosos refrescos para este verano. Con plantas, con flores, con frutas y con mucha agüita  fresca.

Lo más sencillo es preparar un jarabe a base de las plantas que más te gusten. Mis preferidos son el de flores de saúco, el de raiz de jengibre, o el de hojas de menta y de melisa pero también puedes utilizar flores de lavanda, flores de manzanilla, pétalos de rosa, o lo que prefieras.

JARABE

  • 100 gr de azúcar, de preferencia rapadura (azúcar “integral”, no refinado, no cristalizado y no calentado) o azúcar de flor de coco

  • 100 gr de infusión bien cargada de la/s planta/s escogida/s

  • el zumo de un limón

Poner la infusión a calentar en un cazo y añadir removiendo el azúcar poco a poco hasta que esté disuelto por completo. Dejar hervir un ratito, añadir el zumo de limón y verter hirviendo en un frasco limpio. Cerrar y etiquetar. Se conserva varios meses sin abrir, una vez abierto, una semana en la nevera.

REFRESCOS

Con jarabe de plantas

En un vaso ponemos un dedo del jarabe que hayamos preparado y lo completamos con agua con gas (o sin gas, al gusto)  bien fría.

Con stevia

En el caso de que no quieras utilizar azúcar, mi alternativa preferida es utilizar stevia. Haces una infusión cargada con tus plantas preferidas y una cucharadita de hojas de stevia. Cuando esté lista le añades el zumo de limón y el agua con gas.

Con zumo

Haz un vaso de zumo con tu fruta preferida y complétalo en una botella de litro con tres vasos de agua con gas muy fría.

También puedes hacer agua con gas añadiendo una pizca de bicarbotano alimentario al agua normal o al zumo.

Como os podéis figurar, las posibilidades son infinitas. Sé creativo, prueba, combina, diviértete y sobre todo: ¡sé libre!

Un abrazo,

Kiki